Select Page

Tengo muchas deudas y no puedo pagar, ¿qué hago? [4 Soluciones Infalibles]

l

Autora Pedro Martinez

Especialista en resolución de deudas.

28 Oct, 2019

Existen muchos tipos de deudas, que pueden ser con Hacienda, bien sea por haber pedido un préstamo personal al banco o una hipoteca, etc.

Pero hay muchas ocasiones en las que los pagos se acumulan y, si además la economía de la persona que tiene las deudas ha empeorado, puede verse en la situación de no poder pagar a pesar de que quiera hacerlo.

En estos casos, a todo el mundo se le viene el mismo pensamiento: no puedo pagar mis deudas y no sé qué hacer.

Antes que nada, no pierdas la calma. Es necesario buscar una solución pronto, ya que cuanto más tiempo pase sin pagar las deudas, más va a empeorar la situación.

Desde DeudaFix te contamos cuáles son las mejores soluciones para pagar las deudas en esos momentos en los que resulta complicado hacerlo, y te explicamos en qué consiste cada una de ellas, ¡anota!

No puedo pagar mis deudas ¡Las mejores soluciones!

Todas las soluciones de las que vamos a hablar a continuación son complejas, y para que todo salga bien es necesario tener ciertos conocimientos en la temática.

De ahí la importancia de recurrir al asesoramiento de profesionales expertos en esta materia, ya que así sabrás cuál puede ser la mejor solución según las características de tu caso.

Dicho esto, veamos cuáles son las mejores opciones para pagar las deudas en España en momentos difíciles.

La Ley de la Segunda Oportunidad

¡No puedo pagar mis deudas y no tengo bienes!

¿Estás en esa situación? Entonces, la Ley de la Segunda Oportunidad puede que te ayude a salir de ese callejón sin salida.

Esta ley, aprobada en 2015, permite renegociar las deudas, e incluso liberarse de parte de ellas, siempre y cuando se cumpla una serie de requisitos previos.

El objetivo es buscar una solución entre quienes de verdad no pueden pagar sus deudas aun queriendo hacerlo, y los acreedores, que también tienen derecho a cobrar. 

Ente las condiciones que necesitas reunir para poder beneficiarte del mecanismo de la Ley de la Segunda Oportunidad, se encuentran los siguientes:

  • Deberás acreditar que no tienes patrimonio suficiente para pagar tus deudas.
  • Esas deudas tienen que ser, en todo caso, de menos de cinco millones de euros.
  • Se debe considerar que has actuado de buena fe. Se entiende que es así si no has llegado a ser insolvente de forma intencionada por tu parte, aunque a la hora de la verdad, para considerar que has obrado de buena fe comprobarán otras muchas cuestiones (que has intentado un acuerdo extrajudicial, que no has cometido determinado tipo de delitos en los diez años anteriores al proceso judicial, etc.).

Pero, estas son tan solo algunos requisitos que debes reunir de entre muchos otros.

prestamo personal a banco

Reagrupación de la deuda

La reagrupación o reunificación de deudas consiste en que todos los préstamos e hipotecas queden agrupados en un único préstamo.

De este modo, el deudor se queda con una sola cuota mensual, en la que debe afrontar un importe menor que la suma de las que tenía antes. 

Se pueden unificar todos los préstamos y los créditos al consumo, incluso las tarjetas de crédito.

Para poder reunificar tus deudas debes reunir los siguientes requisitos:

  • Tienes que aceptar la reunificación de todos tus préstamos, porque no puedes elegir reagrupar unas deudas y otras no. 
  • Cuando la reunificación de deudas se haga a través de una hipoteca, esta no puede superar el 80% del valor hipotecado, que será tu vivienda. 
  • Debes someterte a las comprobaciones que puede hacer el banco, que son las que suele realizar cuando está estudiando una hipoteca. Por lo que vas tener que facilitarle los datos sobre tus ingresos (si el propio banco no los tiene ya, por ser el tuyo), y presentar un avalista.

Además, comprobarán que no estés en una lista de morosos como el ASNEF o el RAI. 

Aplazar el pago

Cuando se trate de un préstamo hipotecario se puede aplazar el pago.

De este modo se tiene más tiempo para devolver el dinero, disminuyendo la cuota mensual, que así será más fácil de pagar. 

Ampliar el capital

En el caso de los préstamos hipotecarios existe otra opción, que es la ampliación de capital.

Con el nuevo capital que se obtiene, se cancelan los préstamos personales pendientes y se logra ganar tiempo para pagar la deuda.

Además, el tipo de interés baja porque los plazos de las hipotecas son mayores que los de los préstamos personales, y los intereses son menores.

El último recurso para pagar tu deuda: la refinanciación

¿No deja de pasarte por el pensamiento la frase “no puedo pagar mis deudas”?

Si has intentado pagar tus deudas por todos los medios pero ninguno ha funcionado, te queda una última opción: la refinanciación. 

En DeudaFix podemos ayudarte a reagrupar y refinanciar tus deudas, aunque tienes que tener en cuenta que en este caso es necesario que al menos una de los préstamos sea hipotecario. 

Al refinanciar tus deudas conseguirás reducir la cuota que vas a tener que pagar todos los meses, por lo que podrás hacer frente a tus pagos de forma más desahogada.

¿Te gustaría conseguirlo?

En ese caso, no lo dudes: ponte en contacto con nosotros, y estudiaremos si podemos refinanciar tus deudas, ¡este puede ser el cambio que necesitas para poder pagar tus deudas!

También te puede interesar…